sábado, 23 de febrero de 2013

Hombre lento




Apúntese al club de corazones solitarios

Hombre lento, novela del escritor sudafricano J.M. Coetzee (Ciudad del Cabo, enero 9 de 1940), apareció en inglés, en 2005, editada en Nueva York por Peter Lampack Agency, Inc. Y ese mismo año, traducida al español por Javier Calvo, fue editada en España por Random House Mondadori y al año siguiente en México, junto con un disco compacto (coeditado con Librerías Gandhi) que reproduce el discurso que J.M. Coetzee leyó al recibir el sonoro Premio Nobel de Literatura 2003.
Disco compacto con el discurso que J.M. Coetzee leyó
al recibir el Premio Nobel de Literatura 2003
Dispuesta en 30 capítulos numerados, Hombre lento quizá sea la novela más light y trivial de su abultada obra narrativa. Paul Rayment, un sesentón ex fotógrafo de origen francés y coleccionista de fotografía, un día del año 2000 pedalea su bicicleta por Magill Road —una calle de Adelaida, Australia— cuando un auto lo embiste y provoca la rápida e ineludible amputación de su pierna derecha (el muñón queda arriba de su rodilla). Tal doloroso y traumático drama, narrado al inicio de la novela, hace suponer que el lector accederá a las menudencias y vericuetos psicológicos, circunstanciales e inmediatos de su nueva condición física (a todas luces residual). Y en cierta medida es así; pero lo que cobra mayor relevancia a largo de las páginas y del grueso de la narración, no es el dolor ni el calvario ni la angustia ni la desventura corporal y psíquica del protagonista adaptándose a sus nuevas condiciones físicas y psicológicas, sino la comedia de equívocos y enredos (y hasta de Perogrullo) en que su vida sentimental, íntima y cotidiana se ve inmersa; y más aún: hay en ello un matiz fantástico y ficticio que trastoca y trasmina el realismo de la historia y la transforma en una alegoría de la vejez y de ciertas desventuras consubstanciales a ella.
El perder la pierna no implica para Paul Rayment enfrentarse a deficiencias médicas y sanitarias ni a embrollos burocráticos ni a la necesidad de trabajar para confrontar sus gastos. Su seguro de vida y su solvencia pecuniaria de viejo jubilado le brindan los sustentos que requiere y por ende puede proveerse de una enfermera especializada que en su cómodo departamento (con aire acondicionado) le brinda terapia física y servicio doméstico. Es así que la narración discurre por ámbitos realistas hasta el final del capítulo 12, cuando Paul Rayment le ofrece a Marijana Jokić, su diestra y eficaz enfermera croata, pagar la educación de su hijo Drago (de 16 años), desde el oneroso internado y “hasta que se gradúe como oficial de la marina”. La razón (y se lo confiesa): se ha enamorado de ella. Pero la mujer, nada más oírlo, se marcha, ipso facto, con Ljuba, su pequeña hija. 
Al día siguiente, en el capítulo 13, Marijana no regresa a trabajar, ni contesta el teléfono ni le devuelve la llamada que hace a su casa en el distrito obrero de Munno Para. Pero quien ese mismo día llega a su departamento en Coniston Terrace, Adelaida Norte, es una tal Elizabeth Costello (protagonista de la novela homónima que J.M. Coetzee publicó en 2003), quien sin invitación y sin que Paul Rayment la conozca, se instala allí dispuesta dizque a guiar y a corregir los retorcidos renglones de su vida. Y es con tal intrusa y su cometido donde el sentido realista se altera y se rompe. Y esto es así porque la Costello, que también es una anciana sesentona, conoce, en buena proporción, los íntimos secretos de Paul Rayment, los que no le ha contado a nadie (como es el caso de la erógena ciega que él vio y olió en un ascensor del hospital y que luego ella, sin que él se lo pida, le contrata como prostituta a domicilio), y porque observa una conducta omnisciente, absurda e imposible, tanto en ciertos intríngulis y antagonismos de sus conversaciones, como por el hecho de que, pese a que se supone que es una escritora con libros y fama y a que tiene una “bonita y antigua casa” en Melbourne, opte por subsistir en los parques públicos con los inconvenientes de una desvalida vagabunda que carece de un centavo, mientras, a imagen y semejanza de una obsesa que no tiene otra cosa en qué ocuparse, alterna y asedia la cotidianeidad y los propósitos íntimos y personales de Paul Rayment y su departamento. 
En medio de la efímera visita de la hetaira ciega (él paga 450 dólares por el manoseo y el servicio y previamente tiene que ponerse “una hoja de limón sobre cada ojo” y vendarse los ojos con una media de nailon de la Costello), Paul Rayment, se pregunta: “¿por qué estamos dejando que alguien a quien apenas conocemos dicte nuestras vidas?” En el mismo tenor pusilánime en donde él es el títere que la Costello mueve, más adelante divaga sobre la posibilidad de que la narradora lo esté utilizando para construir un personaje de un libro en ciernes. E incluso en que tal vez ella no exista y que él ya haya muerto. Sin embargo, tal ficticio tejemaneje implica y desvela lo relevante y trascendente: que la escritora Elizabeth Costello, con su desfachatez, locura y contradicciones, es alter ego del verdadero titiritero y ventrílocuo: el escritor John Maxwell Coetzee, y que Hombre lento es sólo un artilugio literario donde el narrador, prestidigitador nato, hace y deshace a su antojo. 

(Random House Mondadori, 1ra. edición mexicana, 2006)
Luego de un breve tiempo de hacerse la ofendida y desaparecida, Marijana regresa al departamento de Paul Rayment, pero no para trabajar de inmediato, sino para dejarle un folleto del Wellington Collage, el costoso internado que ha elegido su hijo Drago. Esto desencadena una tormenta doméstica en casa de los Jokić: Miroslav, el marido de Marijana, golpea a su mujer y ella se refugia en casa de su cuñada, que no la aprecia. Y Drago, con una mochila a cuestas, no tarde en pedirle refugio a Paul Rayment. Y el anciano solitario y cojo, que añora la paternidad que no procuró, le brinda cobijo en su estudio y pronto la estancia del adolescente altera el orden y el sosiego del departamento, pues además de que a veces Marijana deja allí a la pequeña Ljuba, Drago lleva a un compinche, y por ende sus charlas y ruidos los tiene que soportar el viejo, aún en las horas del supuesto descanso y sueño. 
Miroslav, quien es obrero montador en una fábrica de autos, vigila, en su astrosa camioneta, en las inmediaciones del edificio donde vive Paul Rayment. Éste lo invita a hablar; y el dialogo desvela que el enojo del croata no es por ver humillado su honor de macho ante el préstamo a plazo indefinido y sin intereses que pagará el internado de Drago (Miroslav, incluso, conviene con Paul la creación bancaria de una cuenta de fideicomiso), sino los celos y la inseguridad (pese a sus 18 años de matrimonio) ante la creencia de que su mujer está “en proceso de ser embaucada, para alejarse de su corazón y de su hogar, por un cliente forrado de dinero y familiarizado con el mundo del arte y de los artistas” y que “el elegante entorno de Coniston Terrace le está enseñando a despreciar el mundo de la clase obrera de Munno”. 
Además de las abundantes digresiones y de las pinceladas y anécdotas biográficas sobre la idiosincrasia, el pasado y el presente de Paul Rayment (muy pocas sobre la Costello y los Jokić), la novela ilustra dos episodios en que el hecho de estar cojo, viejo y solo conlleva sus inconvenientes. Una le ocurre cuando al ducharse con su andador Zimmer, éste se resbala y él “cae y se golpea en la cabeza contra la pared” y no puede levantarse. Por fortuna logra telefonear a Marijana, quien va, lo auxilia y apapacha. Él le pide que se quede toda la noche, pero ella le dice que su caída no es una urgencia médica. Y entre el debate en que el anciano cojo le reitera su amor, ella se va; pero antes le recomienda que se apoye en una amiga y que si tiene necesidades mayores que cogerle la mano, que se apunte en un “club de corazones solitarios” y le resume su triste y asfixiante rutina: “¿Cree que sabe cómo es ser enfermera, señor Rayment? Todos los días cuido de señoras mayores, ancianos, los lavo, les quito la porquería, mejor no digo detalles, cambio las sábanas y les cambio la ropa. Y siempre estoy oyendo ‘Haz esto, haz eso, trae esto, trae eso, no me encuentro bien, trae pastillas, trae vaso de agua, trae taza de té, trae manta, quita manta, abre ventana, cierra ventana, no me gusta esto, no me gusta eso’. Llego a casa cansada hasta los huesos, suena teléfono, a cualquier hora, mañana o noche: ‘Es urgencia, ¿puede venir...?’”
El otro episodio le ocurre a la mañana del día siguiente. Paul, que no pudo dormir (la pasó “Angustiado, lleno de remordimientos, dolorido, incómodo”), al verse corroído por la necesidad de orinar y el dolor de espalda, “con medio cuerpo en la cama y medio cuerpo fuera”, “se rinde y se orina en el suelo”. Así enredado y vergonzante lo encuentra Drago, quien llega a recoger la bolsa con sus últimas cosas. El chaval lo auxilia con los menesteres inmediatos y Paul no puede reprimir “un acceso de llanto”, de “llanto de anciano”. 
En la idealización amorosa y protectora que vive Paul Rayment, le escribe una carta a Miroslav Jokić, donde le reitera su apoyo monetario para la educación de Drago y quizá también para sus dos hijas: la pequeña Ljuba y la adolescente Blanka. En su papel de padrino, le solicita “una llave de la puerta de atrás”, pues, dice, “no albergo ningún plan para quitarle a su mujer y a sus hijos. Tan solo le pido poder rondar por ahí, abrir mi pecho, cuando esté usted ocupado en otro lugar, y derramar las bendiciones de mi corazón sobre su familia.”
Pero también le solicita que Drago le devuelva una foto antigua de su valiosa colección (cuyo total donará, tras su muerte, a la Biblioteca Estatal de Adelaida), impresión original hecha por el propio Antoine Fauchery (1823-1861), nada menos, cuyo sustracción fue advertida por la Costello. Para Paul se trata de un robo, aunque no irá a la policía; mientras que la Costello colige la probabilidad de que se trate de una broma de adolescentes urdida entre Drago y su compinche. En el sitio donde estaba la impresión original, los chavales dejaron un fotomontaje, una copia manipulada en la computadora donde se aprecia el rostro de Miroslav Jokić “vestido con una camisa abierta y un sombrero, y además con bigote, codo con codo junto a aquellos mineros de Cornualles e Irlanda de cara adusta que vivieron en una época remota.”
Incitado por la Costello, ella y Paul van en taxi a la casa de los Jokić a reclamar la foto y a reiterar el padrinazgo de él. La actitud de Marijana, además de que vuelve a deducir con acierto las intenciones amorosas y humanas de Paul, no es la de una fémina que supuestamente en Croacia estudió pintura y fue restauradora de arte, sino la tozudez de una inculta ama de casa que no puede distinguir entre una fotocopia y una invaluable e histórica impresión vintage; y más aún: se ofende, no por el latrocinio de Drago, sino porque según ella “aporrean la puerta como policía” y porque el padrino “ahora dice que le robamos”. 
A tal meollo se añaden dos corolarios. Uno es que al término de tal visita Paul descubre que Drago, con cierta ayuda de su padre, está por concluir la construcción de un triciclo, regalo para el anciano cojo, para que, moviéndolo con las manos, pueda desplazare en ese artefacto algo chusco y ridículo, en cuyo tubo tiene pintado “con unas letras que sugieren artísticamente el impulso del viento: ‘PR Exprés’”. La pequeña Ljuba pregunta por el significado. “PR, el Hombre Bala”, le responde Paul Rayment. Pero la niña, sonriéndole, le apostrofa la dramática verdad: “¡Usted no es el Hombre Bala, es el Hombre Lento!”
J.M. Coetzee
El otro corolario es que Elizabeth Costello, no sin patetismo, insiste en que ella y el anciano pueden vivir juntos, ya en Melbourne o en otro sitio, signados por “Los cuidados del amor”. Pero él se niega porque, dice, “esto no es amor. Es otra cosa. Es menos que amor.”


J.M. Coetzee, Hombre lento. Traducción del inglés al español de Javier Calvo. Literatura Mondadori (281), Random House Mondadori. 1ª edición en México, 2006. 264 pp.







2 comentarios:

  1. TESTIMONIO SOBRE cómo conseguí un préstamo para construir mi hospital milagrosamente de MRS. HELENA THOMAS Loan Company (mrshelenacharityhome@hotmail.com)

    Hola a todos, soy Maribian Méndez. una madre de 7 hijos maduros de México, me gustaría compartir este gran testimonio de cómo conseguí mi préstamo de la señora Helena Thomas Loan Company cuando quise construir mi propio hospital y Guarderías, ha Después estafado por varias compañías en línea y se les ha negado un préstamo de mi banco y alguna otra cooperativa de crédito que he visitado. mi estado financiero era realmente malo, yo estaba sola en la calle. Hasta que un día me vergonzosamente entré a un compañero de la escuela vieja que me presentó a la señora Helena Loan Company Al principio le dije que yo no estoy dispuesto a correr ningún riesgo de solicitar un préstamo en línea de más, pero ella me aseguró que voy a recibir mi préstamo de ellos. En un segundo pensamiento, debido a mi falta de vivienda que tomé un juicio y solicité el préstamo, por suerte para mí que recibí un préstamo de $ 900,000.000 dólares de {mrshelenacharityhome@hotmail.com} Soy alegre me arriesgué y solicité el préstamo. mis hijos se les ha dado la espalda a mí y ahora soy dueño de una casa y un negocio propio.

     Todo gratitud a MRS HELENA THOMAS Loan Company para dar un sentido a mi vida cuando yo había perdido toda esperanza.

    Mrs Maribian Méndez.

    ResponderEliminar
  2. TESTIMONIO SOBRE cómo conseguí un préstamo para construir mi hospital milagrosamente de MRS. HELENA THOMAS Loan Company (mrshelenacharityhome@hotmail.com)

    Hola a todos, soy Maribian Méndez. una madre de 7 hijos maduros de México, me gustaría compartir este gran testimonio de cómo conseguí mi préstamo de la señora Helena Thomas Loan Company cuando quise construir mi propio hospital y Guarderías, ha Después estafado por varias compañías en línea y se les ha negado un préstamo de mi banco y alguna otra cooperativa de crédito que he visitado. mi estado financiero era realmente malo, yo estaba sola en la calle. Hasta que un día me vergonzosamente entré a un compañero de la escuela vieja que me presentó a la señora Helena Loan Company Al principio le dije que yo no estoy dispuesto a correr ningún riesgo de solicitar un préstamo en línea de más, pero ella me aseguró que voy a recibir mi préstamo de ellos. En un segundo pensamiento, debido a mi falta de vivienda que tomé un juicio y solicité el préstamo, por suerte para mí que recibí un préstamo de $ 900,000.000 dólares de {mrshelenacharityhome@hotmail.com} Soy alegre me arriesgué y solicité el préstamo. mis hijos se les ha dado la espalda a mí y ahora soy dueño de una casa y un negocio propio.

     Todo gratitud a MRS HELENA THOMAS Loan Company para dar un sentido a mi vida cuando yo había perdido toda esperanza.

    Mrs Maribian Méndez.

    ResponderEliminar